Temporada y ciclo de vida de los calçots

 Hoy en el blog de Masia Julià queremos hablarte de lo calçots, aprovechando que están en plena temporada y podemos degustar todo su sabor, en un Restaurante para hacer calçotadas como Masia Julià Barcelona.

La temporada de calçots empieza a finales del mes de noviembre y se alarga aproximadamente hasta el mes de abril. En el Restaurante para calçotadas Masia Julià Barcelona queremos que disfrutes de esta deliciosa cebolla blanca, todo el tiempo posible, por eso queremos hacerte conocer cuál es su ciclo de vida y muchas otras cosas sobre los calçots.

Los calçots necesitan un proceso para crecer y obtener un sabor dulce, como el que podemos degustar en el Restaurante para calçotadas Masia Julià Barcelona.

Plantación de los calçots

Los calçots se plantan cuando el verano acaba y no se recogen hasta que el frío empieza a colarse por las calles. Para que poder disfrutar de maravillosas calçotadas en Restaurantes como Masia Julià Barcelona es interesante que el tiempo de plantación del calçot sea el adecuado, sin que esté más tiempo o menos.

Lo ideal es recoger la plantación de calçots a finales de noviembre para empezar a degustarlos en multitudinarias calçotadas hasta que acaba, prácticamente, la semana santa.

Así que reserva tu plaza en el Restaurante para calçotadas Masia Julià Barcelona y disfruta del placer de comer calçots de primera calidad, acompañados de una sabrosa salsa y un segundo plato ¡exquisito!

Ciclo de vida de los calçots

La temporada de calçots dura únicamente 5 o 6 meses, por lo que es interesante aprovechar este tiempo para disfrutar de calçotadas com amigos o familiares, en un entorno rural como es el caso del Restaurante Masia Julià Barcelona.

El ciclo de vida del calçot es el siguiente:

Año 1, junio. Obtenemos las semillas de la cebolla blanca. Esta semilla se deja secar.

Año 1, octubre. Se plantan las semillas en bandejas y empiezan a germinar.

Año 1, marzo/abril. El cebollino se trasplanta al campo para seguir su crecimiento.

Año 2, junio/julio. La cebolla está madura, se arranca y se deja secar.

Año 2, agosto/septiembre. Se plantan las cebollas en el fondo del surco con vistas a “calzar”.

Año 2, noviembre. Se inicia la temporada de calçots. Los primeros son muy tiernos.

Año 2, abril. Finaliza la temporada de calçots. Dejamos crecer unas cuantas plantas para obtener la semilla.

Año 2, junio. Se completa el proceso con la obtención de la semilla, que tenemos que dejar secar.

En el post de hoy, en el blog del Restaurante para hacer calçotadas Masia Julià Barcelona, hemos intentado que aprendas algunas cosas sobre los calçots y animarte a aprovechar esta corta temporada, para saborear un sabor irresistible celebrando una gran calçotada en un Restaurante de calidad como Masia Julià Barcelona.

Comments are closed.

Contacto